El futuro de la dermocosmética ya está aquí


Desde el uso de extractos naturales de plantas pasando por los activos de origen sintético, el reto de la dermocosmética siempre ha sido alcanzar las capas más profundas de la piel.

Para ello se han utilizado diferentes técnicas de vehiculización, como la encapsulación de principios activos en liposomas en la que Sesderma es pionera aplicando la Nanotecnología.

Ahora Sesderma va más allá, y ha conseguido llegar al núcleo celular y actuar sobre el ADN gracias a la Genocosmética.

El sol, la contaminación, el estrés y el ritmo de vida junto con el proceso de envejecimiento natural de la piel, aceleran el deterioro de los genes de juventud de nuestro ADN.

La piel manifiesta unos signos de envejecimiento que pueden variar según el origen del daño genético.


Gracias a la Genocosmética que actúa sobre el ADN,

los activos encapsulados en liposomas consiguen llegar al núcleo celular incidiendo sobre el envejecimiento prematuro. Combaten la raíz del problema desde el interior para retrasar y revertir los signos del envejecimiento.

El resultado de la acción de estos activos sobre el ADN celular es una respuesta única para cada piel, reparando sus desequilibrios con mecanismos de acción dentro de las propias células cutáneas.